Aprender de la experiencia

El día a día es una fuente inapreciable de aprendizaje tanto por aquello que no conocemos y que se pone a nuestro alcance, como por las experiencias que nos ayudan a reflexionar sobre lo que hacemos y sobre lo que otros hacen.

“Que tus ojos guíen tus pasos por lo que aprenden al verlos caminar”