Historias provocadas por el día a día

Nuestro pensamiento no puede separar emoción de razón. Van unidas incluso cuando nos creemos que la lógica es el único criterio que mueve nuestra decisión o nuestro comportamiento. Aquí encontrarás esos momentos de “emoción” que nacen de situaciones en las que la “razón” se demuestra a sí misma que no puede caminar sola.

Piezas de Porcelana

El aula congelada

La luz

Esta noche está lloviendo

Con los abuelitos en el parque

El viejo desván

El ovillo de lana

La fuente

El mensajero de los dioses

La hoja de otoño

Ojalá fuera sólo un cuento inacabado

Se sentía sola

El espejo y las sombras

Los duendecillos

Se fue mi maestro

Necesito del bosque

Su primer eslabón

La piedra oculta

El haz y el envés

Aprendí a Aprender
Aprendí a Aprender

María y su osito Mimo
María y su osito Mimo

Operario
No es por la máquina

micros
Las cuatro voces

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s