Se fue mi Maestro

Sé que se ha ido con las maletas bien llenas porque fue de esas personas que consiguen que otros seamos mejores. Esta semana, mientras impartía una sesión formativa, recibí un escueto mensaje de su mujer en el que me decía “Rafa murió ayer, un abrazo”.

Esto va por él y por todos esos maestros que de forma silenciosa construyen parte de nuestras vidas.

Se fue mi Maestro (Jaime Ros Felip, 2015)

AtardecerBusca en tu recuerdo y encontrarás imágenes que no son tuyas sino regalos de otros con los que has construido en buena medida, los cimientos de lo que ahora eres. Son regalos desinteresados, inapreciables, permanentes, fuertes, altruistas, inolvidables,… Son palabras, consejos, ayudas, referencias que te llegan sin saber porqué. Tú no lo has pedido y, sin embargo, cuando lo recibes se convierte en algo que termina siendo parte de tu propia identidad.

Rafa fue mi Maestro. Lo fue cuando tuve la suerte de coincidir con él sin saber que existía y sin sentir la necesidad de conocerle. Fue un encuentro fortuito. Nació de la casualidad y la casualidad se convirtió en una transformación. En ese encuentro fortuito lo percibí diferente, como cuando nos damos cuenta de que estamos delante de alguien que tiene ese don, ese “duende”, que te está llamando la atención por algo que no sabes bien de dónde viene ni siquiera hacia dónde va.

Ahora, él se ha ido y, es curioso, lo siento mucho más cercano que antes. En todos estos años, su recuerdo me ha acompañado quizá no todos los días, pero sí cada semana, hablándome desde mis pensamientos y recordándome aquello que tiempo atrás me dijo para ayudarme a resolver ese problema que, porque yo lo compartía con él o porque él tenía ese don para intuirlo, se convertía en su problema. Eso hacen los maestros, ¿no?, comparten tu situación como si fueran ellos los que deben superarla y abren sus ideas, sus criterios y experiencia poniendo todo a tu servicio son ese desinterés y cariño que saben nutrir de una sabia exigencia que evita que te quedes atrás.

Si me siento bien ahora que Rafa se ha ido, se debe a la clara presencia de su papel de Maestro en mis pensamientos y, sobretodo, a que en estos últimos años, en los que nuestro contacto se limitaba a contadas ocasiones, fui capaz de compartir con él lo que él me regaló.  

Gracias Rafa por cruzarte hace ya tanto tiempo en mi camino y por crear parte de lo que hoy soy capaz de hacer. Ojalá alguien pueda decir y sentir algún día lo mismo de mí.

4 comentarios en “Se fue mi Maestro

  1. Arianna Strazza

    Jaime, me parece no conocerte, sin embargo , fueron 20 años de mi vida…donde su compromiso, responsabilidad, consejos, sabiduría, pasión y cariño siempre le fueron más fácil enseñarlos al resto que al él mismo y en su vida.
    Es una persona que dejó huella a todos quienes conoció a lo largo de su vida, y de una u otra forma en nuestros ❤️

    Bellas palabras de quien fue un maestro para mucho.

    Vuela alto Rafita❤️

    Me gusta

  2. fjibarrola

    Jaime, Precioso epitafio. Lo siento, comparto todo y en especial tu cierre. En tu caso, no tengas duda que así será pero el siglo que viene, como pronto!!!! Buen finde Javier

    Enviado desde mi iPhone

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s