Donde menos te lo esperas (La columna de hoy 04-12-2017)

Los mejores maestros no suelen ser aquellos de los que más se habla.

Semanas atrás, viví una experiencia que puso en su sitio el valor de quienes son capaces de seguir enamorándose de su trabajo a pesar de que éste les aporte no pocos sinsabores, escasas satisfacciones e infinidad de motivos para pensar que poco pueden hacer en él.

Compartí dos tardes de trabajo.

Ellos sumaban 18 profesionales dedicados a la enseñanza de alumnos que, en un porcentaje nada despreciable, vivían etiquetados por ellos mismos o por su entorno familiar y social, con motivos justificados o no, de marginales, problemáticos, con futuro incierto.

No quiero entrar en los motivos de ese “etiquetaje“, pero sí en lo que aquellos profesionales de la enseñanza fueron capaces de transmitir y compartir conmigo. Y no fue otra cosa que su capacidad de reinterpertarse cada día para renovar su ilusión por no dejar de apostar por sus alumnos. Aún sabiendo que algunos de ellos no iban a llegar mucho más lejos de donde ahora estaban, o incluso peor.

Profesionales que después de tantos años en la brecha, eran capaces de esbozar una sonrisa sincera, enmarcada en esas ojeras alimentadas por un esfuerzo constante, y decirte que “me gusta mi trabajo aunque lo odie a menudo“, “no sé cuándo ni cómo, pero estoy convencido de que les ayudamos“, “en muchas ocasiones no sé qué hacer, pero debo estar ahí, enfrentándome a ellos, enfrentándoles a sí mismos, ayudándoles a dar aunque sea un pequeño-gran paso“.

Cuando regresé no podía dejar de pensar en los otros muchos escenarios profesionales que comparto con mis clientes. Proyectos en los que defiendo la importancia de asumir frente a la trampa de resignarse. Qué fácil es caer en ésta y qué esfuerzo requiere mantener viva la primera. Pero al final, sólo depende de cada uno de nosotros.

Es curioso cómo las mejores lecciones suelen proceder de quien teniendo poco y enfrentándose a una tarea imposible, es capaz de arañar este calificativo y transformarlo en posible porque demuestra tener la valentía de reintrepretarse continuamente y dar valor, un pequeño-gran valor, que le sirve para mantener  esa ilusión que, no sólo en los cuentos, mueve montañas.

Son maestros y tuve la gran suerte de estar unas horas con ellos.

5. La Caja Negra: Nuestras Armas

CN05Si alguien pide un recurso, se arriesga a que se lo den.

Es una buena frase, ¿verdad, Barquero? Cuántas veces nos encontramos con profesionales que llenan sus comentarios de quejas por carecer de tal o cual recurso y cuando se les da, los resultados que ellos garantizaban que llegarían, no aparecen.

Cuando tenemos responsabilidad sobre determinado resultado y éste es complejo de lograr, tendemos a buscar los motivos fuera de nosotros y encontramos evidencias claras y reales, que nos ayudan a interpretar que la causa de esa dificultad está en algo que no nos ha aportado la compañía. Y seguramente tenemos razón en afirmar que nos falta ese recurso o ese medio; pero con gran probabilidad, no sea la única razón e incluso, lo más frecuente es que no sea la más importante.

Recuerdo un caso en el que un director de una unidad de negocio reclamó a su director general determinados medios para conseguir aumentar los resultados de su zona. El director general le dijo: “Consiga primero ese aumento de resultado, y yo le aseguro que le concederé los medios que me acaba de pedir“. En esa organización, la palabra de un director general era ley, y el responsable de la unidad de negocio no tuvo más remedio que conseguir el aumento de resultados para que le concedieran los medios que él consideraba que necesitaba para lograr ese aumento. ¡Fantástico, ¿no?!

No te sorprenda. Todos podemos conseguir mucho más con lo que tenemos. Lo que ocurre es que en ocasiones, como en el caso que cuentas, necesitamos un “empujón motivacional” que nos ayude a optimizar y/o incrementar nuestros esfuerzos. Por cierto, ¿qué hizo el director de la unidad de negocio al conseguir los resultados?

Se lo notificó a su director general y le dijo que ya no necesitaba los medios que había solicitado.

Ese profesional creó sin pretenderlo, una gran oportunidad de aprendizaje. Seguro que su liderazgo se incrementó después de eso.

No lo sé, ojalá fuera así. Os dejo el link a una comunicación en la que abordamos este tema.

La Caja Negra: Nuestras Armas

Puedes conseguirlo

BRSJ_2013
Blanca RSJ

Déjate sorprender por lo que eres capaz de hacer. Disfruta de lo que son capaces de hacer los que tienes a tu alrededor.

Si estamos abiertos a pensar que las barreras que vemos no son necesariamente insalvables, superaremos la mayor parte de ellas. Basta con estar atento a lo que vamos consiguiendo y a no dejarlo encerrado en un baúl hermético, sino a utilizarlo como evidencia de que podemos con eso y más.

Cuando una de mis hijas me enseñó el cuadro que había pintado, pensé en ello. Si somos capaces de crear un álbum que se vaya llenando de esos pequeños y grandes logros, tendremos la oportunidad de creer que somos capaces de mover y desplazar muchas barreras que hoy pueden estar complicándonos el ánimo. Si en ese álbum dejamos hueco para los logros que consiguen los que nos rodean, veremos reflejos de nosotros mismos en esas historias.

Y hoy en día, creo no equivocarme al pensar que todos necesitamos tener un buen álbum en nuestro escritorio.

PUEDES CONSEGUIRLO (Jaime Ros Felip, 2013)

Recorrer ese paisaje era algo que le producía sensaciones aparentemente contradictorias. Sabía que debía hacerlo, era algo que no podía eludir e incluso sentía una emoción especial cuando se veía a sí misma completando el viaje. Estaba segura de que al llegar a la meta, ella habría cambiado, sería diferente, más segura de sí misma y con un reconocimiento más intenso por parte de todos sus amigos y de su familia.

Pero tenía miedo. Aventurarse a recorrer esas calles le provocaba ansiedad. Se sabía tímida, dudaba de sus capacidades y no sólo temía fracasar en su intento, sino que notaba en su interior un rechazo intenso a enfrentarse a esa prueba. Probablemente era esto último lo que más la frenaba.

Pero eso fue al principio.

No recordaba cómo había entrado en el paisaje, ni cuánto tiempo llevaba en él. En el inicio del viaje notó una gran soledad. Sus miedos la pintaban sola en unas calles vacías, sin ruido, sin nada que la acompañara. Pero su sorpresa llegó al encontrar reflejos de sí misma que acudían a visitarla mientras sus piernas avanzaban inseguras, por las calles adoquinadas. Se acercaban a ella y le susurraban pensamientos que al principio rechazaba, luego escuchaba temerosa y después atendía interesada.

  • No dudes de ti misma. Eres tú quien crea barreras – Los reflejos insistían.
  • Tengo miedo a equivocarme. No voy a ser capaz. Todos se reirán de mi infantil intento de superar este camino. – Respondía envolviéndose en el abrigo para protegerse del frío que sentía en su interior.

Sus pasos recorrían una calle para desembocar en otra. Al principio dudaba sobre la dirección que debía tomar, pero los reflejos la ayudaban a decidir.

  • Ve hacia la derecha y mira en la fuente.

Su imagen nadaba en la superficie del agua y parecía sonreír. Estaba acompañada de otros con los que compartía algo que no se veía con claridad. Estaba contenta y todos los que con ella estaban, la miraban con orgullo, como si hubiera sido capaz de hacer algo importante.

  • ¿Qué es esto? – Preguntó
  • Estás viendo imágenes de tu pasado – Los reflejos le explicaban los recuerdos que se sucedían en la superficie de la fuente.
  • Pero esto no ocurrió así –decía en voz alta -, los que estaban conmigo no me felicitaban, al contrario, se reían de mi forma de actuar.
  • Dudas demasiado de ti misma. Lo que ves es lo que pensaban, no lo que te decían.
  • ¿Cómo?
  • No haces más que crear cosas que otros admiran y sin embargo, sigues creyéndote incapaz.
  • Ellos se reían de mí.
  • Tú eras la que más te reías de ti misma.

Siguió con su camino y el tiempo dibujó recuerdos y añadió experiencias que iban completando el paisaje. Edificios, árboles, fuentes, calles, estatuas, farolas,… A cada paso que daba, más a gusto se sentía. Empezaba a sentirse como si tuviera en sus manos los pinceles que iban creando el paisaje.

  • ¿Te gusta lo que ves?
  • Es bonito.
  • Eres tú.

Los reflejos seguían con ella. Ya no sentía el frío de antes. El abrigo colgaba, como olvidado, de sus hombros. Echó la vista atrás y detuvo su camino.

  • Todo esto, ¿soy yo?
  • Sí, y todo lo que queda por recorrer es lo que serás.

Ahora, por fin, el paisaje se había convertido en ella, o quizá fue ella quien consiguió convertirse en el paisaje. No lo sabía con certeza. Miró hacia delante, sonrió y reanudó su camino con una seguridad interior que nunca había sentido, dispuesta a sorprenderse de sí misma y de lo que era capaz de conseguir.

4. La Caja Negra: Motor Motivación

LaCN4¿En qué medida los valores condicionan una determinada motivación?

El valor en sí no la condiciona, sino la percepción que tengo de que lo que persigue ese valor está cubierto o no. La motivación es un concepto complejo y abordado desde diferentes disciplinas, unas más academicistas que otras, pero que requiere ser tenido en cuenta no como una “teoría bonita”, sino como una “realidad aplastante”.

Estoy de acuerdo, Barquero, de hecho, cuando intentamos explicar este concepto, los mejores resultados los conseguimos en el momento en que lo anclamos a la realidad profesional. Hay personas que se quedan en el “hay que motivar a las personas” y caen en el error, muy frecuente, de confundir la parte con el todo.

No van a entenderte si hablas así. Supongo que estás refiriéndote a que ese error consiste en pensar que la motivación viene fundamentalmente de la situación salarial y del constante reconocimiento laboral, ¿no?

Con mucha frecuencia encuentro a personas que piensan eso y ¡es una lástima!, porque la motivación real no se consigue con un salario o con el simple reconocimiento. Evidentemente son elementos que influyen, pero si nos limitamos a ello…

Al fin y al cabo, hablando con términos sencillos, el motivado es el que decide ir en una dirección determinada y está dispuesto a recorrer el camino que le lleve hasta su meta, es decir, está implicado y comprometido.

No te olvides de aquel cuya motivación está precisamente en vivir el camino que está recorriendo, que haberlo haylos y muchos más de lo que puede parecer a simple vista. Os dejo un link a una publicación en la que profundizamos algo en estos términos.

La Caja Negra nº 4: EL MOTOR DE LA CONTRIBUCIÓN, LA MOTIVACIÓN

Una pizca de sal (361-380)

HombreLibroNos preocupamos mucho por grandes cosas sin darnos cuenta de que es en los pequeños detalles donde está realmente nuestra vida. Hay quienes son capaces de sacrificar cien días para obtener un minuto de gloria. Esto es lo que sugiere la primera de las frases de hoy. Es cierto que incluso aceptamos que la puntualidad es un bien escaso e incluso “de mal gusto” en algunos escenarios.

¡Cuánto crece la popularidad de la espera al caer la de la puntualidad!

  • En este mundo, la puntualidad suele recibir el castigo de la espera
  • Una sola frase puede hacer revivir con intensidad recuerdos y orientar la forma de obtener nuevas experiencias
  • La opinión suele ser precipitada y el conocimiento, prudente
  • Compartir la historia de nuestros mayores nos hace reinterpretar nuestra propia historia
  • Quien trata con respeto e interés a los demás, crea oportunidades dormidas que podrán ser apoyos inesperados a lo largo de su vida
  • Da miedo preguntar qué porcentaje de los impuestos que pagamos se pierden en corrupción y en gestiones mal hechas
  • Si debes decir “no”, maneja con sensatez los motivos que te llevarían al “sí”
  • Es imprescindible que haya personas que nos ayuden a ver el bosque
  • Mejor comunica quien se prepara escuchando a su futuro auditorio que quien lo hace escuchándose a sí mismo
  • Oculta algo oscuro quien, con insistencia, cuestiona un principio ético o moral
  • Lo mejor siempre es consecuencia del buen esfuerzo
  • Quien cierra una puerta debiera pensar si se ha quedado con una llave para volver a abrirla
  • A veces, un sólo minuto da sentido a todo un día
  • Es cierto que el ruido dificulta la atención, pero también lo es que aumenta el estado de alerta
  • Tarde o temprano van a ponerte a prueba, no pierdas el tiempo y prepárate
  • Cuidado, la realidad puede poner en duda muchas de nuestras opiniones. Asegúrate de que conoces antes de opinar con firmeza
  • Interésate y pregunta tanto si aprendes como si enseñas
  • Qué fracaso el de que se miente pensando que ha sido capaz de engañarse de verdad
  • Tu verdadero valor está en cómo reaccionas ante las dificultades
  • El verdadero riesgo no está tanto en las consecuencias de los problemas con los que nos encontramos, como en nuestra actitud frente a ellos

El mensajero de los dioses

Bosque
JRF – 2013

Qué duro es ver cómo personas que han dado la talla, caen en la inseguridad en sí mismos y en la infravaloración cuando las circunstancias les golpean. Qué difícil es mantener el ánimo en situaciones así.

Por ellos va este cuento.

Las personas cometemos errores, pero somos capaces de crear historias y nos deberíamos valorar no por errores o aciertos, sino por las historias que hemos sido capaces de crear.

EL MENSAJERO DE LOS DIOSES (Jaime Ros Felip, 2013)

Un joven enviado de los dioses recorría el bosque negando enfadado con la cabeza. Levantaba hojas del suelo, revisaba raíces, comprobaba el suelo fangoso donde se apoyaban los cantos rodados del río,… No le gustaba lo que veía, ¡y no había hecho más que empezar!

Le enviaron a revisar el estado de la tierra para comprobar que todo ocupaba el lugar que debía y que no había errores en la belleza que ellos habían creado. Su papel era importante y no podía fallar. Era el mensajero de los dioses, alguien destacado, tocado por la magia de un puesto tan codiciado. Debía ser exigente, no permitir un solo error y exigir a todos una obediencia completa hacia sus creadores.

Recorrió varios paisajes hasta llegar al bosque. Estaba enfadado, no podía comprender cómo se podía ser tan poco cuidadoso. A cada paso encontraba errores, imperfecciones, incluso podredumbre y nidos de bichos asquerosos que se removían asustados cada vez que él levantaba una piedra en la orilla del río. Era imperdonable. El bosque debía ser castigado. No merecía ocupar ese lugar. Otro sería quien se encargara de cumplir con el compromiso con los dioses de manera digna.

El alma del bosque dobló la rodilla ante el mensajero y no pudo decir palabra ya que la mano del enviado se levantó haciéndole callar. Le repasó todos sus errores, le reprochó su mal hacer, le explicó que no merecía ser bosque y mucho menos haber tenido la oportunidad de crear un paisaje. La confianza que habían depositado en él había sido pisoteada sin ningún remordimiento. El bosque estaba lleno de suciedad, de desorden, de putrefacción…

Lo llevó ante los dioses y, en su presencia, explicó todo lo que vio mientras el alma del bosque se empequeñecía sintiendo una culpabilidad que al principio no compartía; pero que fue asumiendo ante la seguridad que transmitía el mensajero.

Eso le provocaba un profundo dolor. Él quería ser bosque y sin embargo, los hechos que el enviado presentaba ante los dioses, demostraban, sin fisura alguna, que no servía para ello.

Finalizada la exposición del mensajero, uno de los dioses preguntó al alma del bosque cuál era su opinión. No hubo respuesta, el alma estaba dolorosamente arrepentida de sí misma. Se sentía mal, quería morir, no merecía la oportunidad que le habían dado.

Fue entonces cuando con un gesto de la mano, el dios hizo aparecer una imagen que se expandió por toda la estancia mostrando el bosque iluminado por la luz del atardecer. La imagen era bella, muy bella y el mensajero se extrañó. ¿Qué pretendía el dios? Él sabía que tras esa visión, se escondía la suciedad, el desorden y la podredumbre que él mismo había presenciado.

La mano del dios siguió dibujando en el aire y aparecieron imágenes del invierno, del otoño, de los pájaros moviéndose entre las ramas de los árboles, de las turbulentas aguas del río salpicando las orillas en una sucesión de cascadas, de las copas de los árboles acariciando las estrellas de la noche, de vientos sacudiendo con fuerza los lindes del bosque,… Las imágenes tenían fuerza, tenían belleza, tenían vida.

El dios alzó su voz y la dirigió al alma del bosque:

  • Tu belleza nace de lo que eres y sabes ser. No dudes de ti mismo aunque te muestren lo que de ti no es bello. Para crear un paisaje hay que comprometerse con el ciclo de la vida y la muerte, hay que provocar orden a través del desorden y hay que estar ahí, queriendo y amando lo que haces.

Volvió a alzar su voz dirigiéndose esta vez, al mensajero:

  • La ignorancia es la semilla del daño, mensajero. El menosprecio es el veneno del alma. Incluso aquél que habiendo sido recto ayer, hoy se equivoca, tiene el derecho del reconocimiento de su pasado, de la razón de su desconcierto actual y de su capacidad ante el futuro.

3. La Caja Negra: Marco de Referencia

La CN Habla 03Hemos hablado de modelo y de anclar conceptos. Llega el momento de revisar las claves una a una, ¿no?

Claro y nada más adecuado que empezar por lo que es principio y fin. Por el marco de referencia de cualquier comportamiento humano, ya sea en ámbito personal, familiar, social o en aquél que suele ser de mayor interés en este tipo de blogs: en el ámbito profesional.

Todos están íntimamente relacionados, Barquero.

Y sobretodo en lo relativo al marco de referencia. Aquello que seamos conscientes o no de ello, es lo que guía nuestro comportamiento y que se ve afectado por nuestro comportamiento: los principios y los valores.

Cada vez me sorprende más que sean temas que se tocan sólo en teoría y que no se llevan a la práctica como parece que debiera ser a la luz de su importancia.

No son fáciles de manejar y sin embargo, es muy sencillo hablar de ellos. Son materias que se ven lejanas, difíciles de atrapar y aunque parezca una contradicción, a casi todos nos resulta fácil encontrar ejemplos en la vida diaria que nos hablen de ellos.

Además hay mucha confusión. No es fácil encontrar a profesionales que tengan claro qué es un principio y qué es un valor. Mucho menos fácil es encontrar a quien sea capaz de utilizarlos para generar acciones concretas y específicas en las organizaciones que ayuden a mover estrategias y objetivos. Dejo aquí el tercer número de la Caja Negra en el que dábamos unas pinceladas sobre este tema. Ojalá le sirva a alguien.

La Caja Negra nº 3: NUESTRO MARCO DE REFERENCIA, PRINCIPIOS Y VALORES

Una pizca de sal (341-360)

HombreLibroSi alguien piensa en ese momento en que va a poder descansar y dejar de tener actividad, dedicándose a no hacer nada; más vale que sólo juegue con ello en sus sueños y que rece porque no se convierta en realidad. La primera frase de las que hoy comparto, pone un título a la gran verdad de que el momento en que nos paramos, es cuando empezamos a retroceder. Es como si nos pusiéramos una escayola en la mente y al cabo de unos días, al quitarla, nos ocurriera lo mismo que pasa con la masa muscular de un brazo tras tiempo de inmovilización.

Además, si pensamos en lo dolorosa que es la rehabilitación de un brazo, cuánto más dolorosa será la rehabilitación de un cerebro inmovilizado durante un tiempo!

  • El día que decides pararte, estás empezando a morir
  • ¿Cuánta cordura no es más que locura aceptada socialmente?
  • Los principios personales son a la vez causa y consecuencia de nuestro comportamiento
  • ¿Quién es más valiente, el que domina por su carácter o el que aguanta por su paciencia?
  • Los errores conducen al fracaso pero también son el camino natural hacia el éxito
  • Nuestro estado de ánimo cambia profundamente el valor de nuestros recuerdos
  • El rencor produce una grave sordera
  • El verdadero aprendizaje empieza justo después de que termine el aula formativa
  • Quien comete una locura, seguramente ha vivido antes cientos de ellas en el interior de sus pensamientos
  • El relativismo es la máscara tras la que ocultan la falta de criterio y la mediocridad
  • Si no tengo principios claros como referencia, jamás saldré del dañino laberinto del relativismo
  • Quien confunde popularidad con excelencia, invita a que la frustración y la incompetencia sean sus compañeros de viaje
  • Qué destructiva es para la persona la alianza entre la falta de esfuerzo y la ausencia de inquietudes
  • Encuentra un pensamiento agradable cada mañana y empieza el día con él
  • La suerte es un plato que se cocina a fuego lento
  • Qué gran regalo es ver a un niño que sin estar obligado, vence su timidez y se esfuerza por echar una mano a alguien.
  • Si tus valores no se nutren de principios claros, no los sientes importantes o tu hacer diario no los respeta, no son valores plenos
  • Demasiado lejos está la sencillez que nos haría ser mucho mejores
  • Cuando cometas un error, observa tu reacción y la de los que te ven errar. Te sorprenderá.
  • Qué difícil, la intolerancia al error de otros puede nacer de una soberbia, de una inseguridad o incluso de un criterio acertado.

Una pizca de sal (321-340)

HombreLibroLa primera de las frases de esta entrada, hace referencia indirectamente, al valor del esfuerzo para superar retos. En este caso, la timidez, esa compañera de viaje de tantas personas, a través de la incomodidad y temor derivados de la inseguridad en la relación con otras personas, obliga a la búsqueda de alternativas que permitan superarla. Esa búsqueda sostenida en el tiempo desde edades tempranas, es capaz de `darle la vuelta a la tortilla´ y desarrollar perfiles de los que nadie pensaría jamás que en cierta ocasión, fueron tímidos.

Otros veinte pensamientos compartidos con vosotros.

  • La timidez es capaz de forjar con el tiempo, grandes caracteres
  • La susceptibilidad es una alerta emocional que nos hace sospechar que nuestras inseguridades están a la vista de todo el mundo
  • Qué falso es ese amor que necesita demostrarse con emociones forzadas
  • Cuánto ganaríamos quitándonos esa obstinada venda que no nos deja aprender de los buenos ejemplos que tenemos a nuestro alrededor
  • Qué escurridiza es la paciencia, cuando crees dominarla, da un requiebro y se escapa de tu lado
  • El problema de los que quieren irse lejos, es que terminan dándose cuenta de que siempre están cerca.
  • Si las dejas, las ideas se encadenan, se llaman unas a otras y no dejan de sorprenderte
  • El inmaduro cree que ha llegado, el maduro sabe que aún le queda mucho por crecer
  • Son muchos los que necesitan que se les escuche; pero no son pocos a los que es preferible sólo oírles
  • Los valores adquieren realidad y se convierten en un camino necesario para enfrentarte con entereza a los conflictos derivados ser padre
  • Los problemas son como las procesionarias, les encanta llegar uno detrás de otro y sin descanso
  • ¡Cuántas veces debemos irnos para regresar con algo nuevo que nos ayude a seguir donde queremos estar!
  • Mientras sigamos calificando de tonto al timado y de listo al timador, continuaremos dando alas a un grave problema social
  • Aunque la bondad es fuerte y capaz de resistir, juega con triste desventaja ante la evidente impunidad de la maldad
  • Pierden tiempo las personas que no saben perderlo
  • Las lágrimas, en muchas ocasiones, llevan diluidas al mismo tiempo, tristeza y felicidad
  • Para evitar equivocarnos y hacer daños innecesarios, deberíamos empezar con una pregunta antes que con una afirmación, en muchas ocasiones
  • ¡Qué pena de aquél que sólo ve su esfuerzo y no tiene ojos para el esfuerzo de quienes le rodean!
  • Si el resultado es consecuencia de lo que haces, no destines tanto tiempo a esperarlo y centra tu esfuerzo y confianza en hacer y hacer bien
  • Qué viaje tan complejo, tan lleno de sorpresas, temores, dudas, recuerdos, deseos y alegrías es el de intentar conocerse interiormente

Una pizca de sal (301-320)

HombreLibroQuien aprende realmente no es el que adquiere información, sino el que genera conocimiento. Este ha sido capaz de crear formas con las que interpretar la información, valorarla y aplicarla con eficacia a aquello a lo que se enfrenta. Probablemente, esa pueda ser una de las principales ubicaciones de la palabra criterio, esa capacidad que adquirimos las personas para interpretar con acierto el entorno en el que nos movemos.

El criterio se aprende. Proviene de nuestra experiencia y de la experiencia de otros, de nuestro esfuerzo por identificarlo y del esfuerzo de otros por compartir con nosotros sus propios criterios. El día a día es una fuente inagotable.

Veinte nuevas frases que tienen algo de criterio extraído del día a día.

  • ¡Qué explosiva y peligrosa mezcla cuando en una misma persona se unen soberbia y mediocridad!
  • Qué pena, tanto me quiso que no supo decirme que no
  • No sé qué es peor: No asumir la responsabilidad que debo o asumir la responsabilidad que no me corresponde
  • La desesperación de ver cómo está la sociedad, se compensa con la infinidad de pequeñas cosas buenas que nos regalan los que nos rodean
  • La ilusión se nutre de grandes cosas que esperamos y pequeños detalles que vivimos
  • Cuanto más alto puesto ocupa el incompetente, más daño provoca a organización y a personas
  • Cuando se despide a un incompetente, prepárate porque su pasado hará acto de presencia con insistencia, a partir de ese momento
  • El arte en dar malas noticias se basa en parte, en manejar con acierto pasado, presente y futuro
  • Insensato quien depende del deseo de no tener inquietudes. Debiera buscar la forma de aprender a convivir con ellas y a controlarlas.
  • Dos más dos igual a cuatro. Si se suma bien….. Las cuentas salen
  • El camino del aprendizaje está plagado de frustraciones pero siempre arroja un saldo positivo
  • Si una buena idea no se une a un firme compromiso de implantación, se comete uno de los errores más comunes de la gestión
  • El desorden en un equipo, empobrece y desvirtúa cualquier tipo de interrelación
  • Cuando incluyes criterio en tu trabajo, abres la puerta a uno de los jefes más exigentes que puedes llegar a tener
  • No dejes de encontrar cada día, aunque sea pequeño, un hueco para ti mismo
  • La pereza nos hace perder una buena parte de nuestras mejores oportunidades #Compromiso
  • ¡Cuántas veces debemos retroceder para seguir avanzando!
  • Si alguien tiene una queja de ti, antes de responderle, escúchale. Lo más seguro es que así, se solucione sola la mayor parte del problema
  • Es curioso cómo se duplica el cansancio si no has logrado lo que persigues y cómo se desvanece si tienes la sensación de haber llegado
  • Si sacrificas calidad por plazo o plazo por calidad, ten claro por qué lo haces. Tarde o temprano, alguien te pedirá explicaciones