Una Pizca de Sal (141-160)

HombreLibro

Una de las grandes dificultades de nuestra época está en la ausencia de tranquilidad. Parece un protagonista que se obstina en no aparecer en escena y se trata de un personaje que es imprescindible para ir recogiendo los frutos de nuestras experiencias diarias, tanto profesionales como personales.

Veinte reflexiones más para compartirlas contigo.

  • Cuando asignes plazos, recuerda que aunque estén lejos en el tiempo, llegarán para reclamar tu compromiso
  • La soledad no está en la ausencia de personas a tu alrededor, sino en la falta de ilusiones en tu interior
  • En el cansancio mental se dan cita muchas de tus inseguridades y temores
  • Una buena conversación enriquece y alimenta las ganas de seguir luchando
  • No te olvides nunca de que tras un éxito que consigues, está el esfuerzo y cariño de muchos que permanecen a tu lado
  • Nuestra mente está preparada para trabajar en tres dimensiones, no te limites a ti mismo
  • La crítica de un envidioso es en el fondo, un elogio
  • El mayor valor de la reflexión está en las consecuencias que provoca
  • Hay gente tan mezquina que es capaz de desconfiar de quien actúa mejor que él
  • Si te comprometes, hazlo y si no lo consigues, demuestra que lo has luchado
  • Si tu comportamiento habitual es la crítica descarnada y el vacío de soluciones, más nos valdría que estuvieras callado
  • Las mejores ideas no son las que se tienen, sino las que se hacen realidad
  • Si confundes ley con principio, ojalá que no lleves el traje de maestro
  • Qué triste es ver cómo se acusa sólo a quien es consecuencia de la maldad de otros
  • Un jefe que exige con criterio es tu mejor oportunidad para crecer
  • Si no compras lo que te exigen y reaccionas dejando de hacer lo que debes, te acabas de meter en un camino muy peligroso
  • Es frecuente que al decir no, estemos amordazando un sí que nos encantaría poder regalar
  • No rechaces el seguimiento, es la única forma de saber dónde estás y de reaccionar a tiempo
  • El procedimiento debe ser esclavo de la contribución, jamás al contrario
  • Aunque sean reales, no conviertas los hechos en justificación para no hacer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s