2.- Digo sí, pero luego…

En la última entrada abordamos el problema de quien dice sí y luego no hace. Tú nos decías, Barquero, que hay que pensar que no sólo puede ser “culpa” de quien no hace, sino también de quien lo pide.

Así es. De hecho, os incluí un gráfico que ayuda a explicarlo.

Pero no acabo de entender el gráfico que nos diste. ¿Qué tiene que ver eso con la posible “culpabilidad” de quien pide algo?

Mucho. Para ponerlo más claro, os voy a incluir una encuesta para que me describáis cuáles son las causas que consideráis que han condicionado que en algún momento, alguien a quien le pedisteis algo y dijo sí, después no lo hizo. Señalad una o varias causas. En la encuesta os he puesto algunos de los posibles pensamientos de quien no ha hecho  Si queréis poner varias situaciones, rellenad la encuesta varias veces. Verás cómo al final existe una corresponsabilidad.

De acuerdo. Pienso en alguna de esas situaciones y selecciono aquellos pensamientos del otro que creo que han podido condicionar que no haga lo que le pedí. Veamos a dónde nos conduce esto.

2 comentarios en “2.- Digo sí, pero luego…

  1. Alfonso

    Me choca el que la segunda causa despues de “no tengo tiempo” sea la de “tengo otras prioridades”. Entiendo que puedes decir que si y luego por querer hacer demasiadas cosas no tengas tiempo. Pero decir que si y luego no hacerlo por tener otras prioridades, no lo veo.

    Como siempre, muy buenas tus reflexiones.

    1. El mundo de las prioridades tiene muchos recovecos. Si yo me escudo en ellas para un no, puede deberse a muchas razones: puedo estar en lo cierto y lo que esperaban de mí resulta ser algo poco prioritario (por importancia y/o urgencia) en comparación con otros asuntos en los que no reparé al decir sí o surgieron después de eso; puede ocurrir que el criterio con el que yo actúo sea diferente al de quien me pide el sí (algo mucho más frecuente y preocupante de lo que parece); puede ser que yo utilice la prioridad como una excusa que oculta otros motivos que no quiero o no me atrevo a poner encima de la mesa,…
      Creo que lo importante, Alfonso, es evitar emitir un juicio precipitado, porque si analizamos estas posibilidades, la diana de la culpabilidad puede ubicarse en muy diferentes sitios!!
      No niego la posible “culpabilidad” de quien no hace lo que ha comprometido, de hecho, en la mayor parte de las ocasiones es una desatención a sus responsabilidades; pero junto a esto suele estar algo que queda oculto en muchas ocasiones y es que quien pide el sí y juzga el no posterior, tiene también mucha responsabilidad, de distinta naturaleza, que no puede ni debe obviarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s